jueves, 23 de septiembre de 2010



Erase una vez en un pueblo muy lejano de la ciudad. Allí vivía un joven cazador llamado Andrés. Su suerte era muy buena pero de un momento a otro todo empezó a cambiar, pues ya no cazaba y cada día le iba peor en la selva. Un día cansado de su mala racha, Andrés escuchó el dulce cantar de un pájaro, y muy cuidadosamente lo atrapó con su camisa.
Lo llevó a su casa y sin pensarlo dos veces, lo llevó a la plaza y todo el que quisiera escucharlo tenía que pagar el precio que Andrés quisiera. Un día el pájaro no quiso cantar, y este hombre enfurecido cogió el pájaro y trató de matarlo, afortunadamente en ese momento pasaba una joven muy hermosa quien se enamoró de ese lindo pájaro.
El joven Andrés por la hermosura de esta mujer, se enamoró de ella y quiso regalarle el pájaro a la bella dama. Hizo lo imposible por conseguir donde vivía su supuesto amor, hasta que lo logró. Pero ya no estaba ni ella ni el pájaro cantor.
Andrés desesperado quiso alcanzarlos pero no pudo y se quedó sin el pájaro cantor, y sin la hermosa dama, esta historia quedó como ejemplo en este pueblo, pues cuando tenemos algo muy valioso no lo tratamos como debe ser hasta que llega alguna persona que si lo sabe valorar y nosotros quedamos con las manos vacías.
Escrito por:
Jeisson Steven Gûette Morales
Clase Informatica y Tecnología
Colegio Gonzalo Jiménez Navas
Profesor Nestor Edulfo
Grado 8-4 año 2010

1 comentario: