domingo, 13 de octubre de 2013

UN SUEÑO HECHO REALIDAD



Al levantarme, sudando, agotada, y con miedo, no encontré a mí esposo , pensé que no había llegado del trabajo y que tampoco me había llamado para avisarme que no llegaría, desprogramé el despertador a las 4:00 am, encendí todas las luces pues temía que mi pesadilla se hiciera realidad. Al bañarme, me asusté, pues escuché un ruido fuera del baño.

Con cuidado salí a mirar que provocaba el ruido. Me asustó el gato del vecino que no se como había entrado a la casa. Queria entrar a la cocina, entonces volví a mirar hacia atrás y ví a un hombre vestido de negro, solo sus ojos resplandecían, con agilidad felina puso su gran mano pesada sobre mi boca y todo se oscurecio. Cuando desperté, este hombre obserbava toda la casa, para mi suerte, él me dejó cerca de la colección de cuchillos, estiré mis manos atadas y con dificultad alcance a coger un cuchillo.

El hombre no se dio de cuenta. corté cuidadosamente el lazo, y con cuidado lo escondí. Cuando el hombre de negro se me acerca, con atino y sin miedo lo entierro en su cuerpo. Salgo del cuarto corriendo y ruedo por las escaleras en el mismo momento en que el hombre cae cerca de mi. El golpe terminó enterrando mas el cuchillo, al descubrir su rostro me lleve una gran sorpresa...  era mi esposo que quiso hacerme una broma. Me desesperé y me levanté asustada.

Al despertar, no encontré a mi esposo, me asusté y seguí el sueño. Le conté el sueño, esta vez él fué quien se asustó y le dije que no volviera a hacer ese tipo de bromas. Cinco meses después mi difunto esposo repitió la broma y yo ahora estoy en la carcel.
Escrito por Leidy Romero
Grado 10 Jornada Tarde
Año 2013
Clase Informática 

No hay comentarios:

Publicar un comentario